999

Cuando resulta imposible conciliar las incompatibilidades dentro del matrimonio, lo más sano para la pareja resulta decidir el divorcio. Si bien no se puede dar una cifra exacta, se sabe que en Santander al menos cinco de cada diez matrimonios terminan con un divorcio.

Y es que, sin duda alguna, cuando algo no funciona en la relación lo más sano es separar los caminos y tanto o más importante es contar con un buen abogado especialista en divorcios.

¿Qué tipos de divorcios existen?

La Legislación en Santander prevé que existen dos tipos de divorcio: El Contencioso y el de Mutuo Acuerdo.

Lo primero que se debe tener en cuenta es que, para decidir el divorcio, es necesario que hayan trascurrido al menos noventa días desde la unión matrimonial. En cualquier caso, ambos suponen el mismo desenlace, que es, el fin de la sociedad conyugal que nació con ocasión al matrimonio celebrado.

Las emocionalidades juegan un papel protagónico en este proceso y definirán qué tipo de divorcio se va a ejecutar para definir las medidas económicas y paterno-filiales que se adoptarán.

El Divorcio de Mutuo Acuerdo o divorcio express en Santander

Implica que los cónyuges, en el proceso de separación, han realizado reciprocas concesiones, las cuales quedan reflejadas en un convenio o acuerdo regulador que contiene todas las especificaciones y directrices acerca de cómo se llevarán a cabo los compromisos. Además, en dicho acuerdo, se dividirán las cargas por los efectos y bienes producidos o generados durante el matrimonio.

De igual manera, si se concibieron hijos durante la relación, los propios padres establecen responsable y mutuamente la manera en que se dividirán o compartirán todo lo relativo a la custodia, visitas, pensiones por alimentación, así como cualquier otro concepto que derive de la relación de paternidad frente a los menores.

Ahora bien, en todo caso, este acuerdo debe ser presentado ante un juez competente para decidir acerca de la legalidad de las estipulaciones explayadas por los interesados en el divorcio.

El Divorcio Contencioso

Supone que las relaciones interpersonales de la pareja están saturadas negativamente, por lo que es imposible que los cónyuges alcancen un acuerdo porque cada uno se niega a compartir, dividir o ceder responsabilidades y bienes.

Por tal motivo, este tipo de divorcio implica la participación del Juez, que actúa ante la interposición de la demanda de divorcio. Dicha demanda puede ser presentada por un solo cónyuge, a efecto de que se cite al otro. Así, se inicia un proceso largo, con la presencia de abogados y procuradores que pretenderán hacer valer las pretensiones de una y otra parte. 

Durante este procedimiento, es muy probable que hagan acto de presencia los hijos, a quienes en ocasiones se les puede pedir declaraciones, en especial cuando resultan fundamentales para tomar una decisión.

En este sentido, se debe señalar que la decisión del Juez vendrá a funcionar como acuerdo entre las partes. A su vez, la misma será de obligatorio cumplimiento.

Divorcio de Mutuo Acuerdo versus Divorcio Contencioso

Aunque ya hemos calificado varios de los contrastes existentes entre las vías para darle fin al matrimonio, hay otras consideraciones que podemos expresar en cuanto a las particularidades de cada tipo de divorcio en Santander, específicamente resaltamos las siguientes:

Tiempo

El proceso de divorcio de mutuo acuerdo con la orientación de un abogado experimentado, puede tardar entre tres y cuatro meses; mientras que el contencioso, igualmente con la participación de un buen abogado, puede tardar entre nueve meses y tres años, todo depende de cada caso.

Cuantía

En torno a la cuantía, un divorcio de acuerdo mutuo resulta siempre mucho más económico, ya que las partes tienden acudir a un mismo representante legal para que les apoye en la redacción del acuerdo y luego ante el juez. Es decir, no existe contradictorio, por lo que resulta más expedito y ello se traduce en menos gastos.

Por su parte, en el proceso contencioso, cada parte requiere de la representación de un abogado, adicional al procurador. En este caso sí existe contradictorio o contención y por ello dura mucho más tiempo. De igual manera, se requiere más papeleo, traslados, honorarios y eso repercute directamente en el precio a pagar por la representatividad. 

¿A qué modalidad de divorcio resulta más aconsejable acudir?

El divorcio implica un impacto en la vida de la pareja y de los hijos, por ello, llevarlo de forma amigable siempre será lo más recomendable. Un abogado de familia puede guiarte en este proceso, para ofrecer soluciones que eviten una contienda, abogando en todo momento por el bienestar y la igualdad de condiciones para las partes.

Este letrado procurará que el divorcio se celebre por mutuo acuerdo y, solo en aquellos casos donde no exista otra solución, te aconsejará recurrir a la demanda judicial para activar el divorcio contencioso.