999

Generalmente las personas consideran que el cobro de acreencias es complicado y costoso. Algunos evitan iniciar procesos legales porque no pueden afrontar las tarifas y honorarios profesionales de los abogados. No obstante, en muchos casos obtener la intervención de los tribunales es una forma muy efectiva de recuperar créditos.

Al sopesar el inicio de acciones judiciales, resulta necesario un análisis de costo-beneficio. Es recomendable determinar objetivamente las posibilidades de ganar y el tiempo estimado del proceso. Por eso, te facilitamos información relevante para reclamar deudas en Santander.

¿Reclamo extrajudicial o intimación en el juzgado?

Es frecuente preguntarse si, antes de acudir a los órganos jurisdiccionales, es necesario adelantar gestiones extrajudiciales para obtener el pago de obligaciones. En realidad, está en nosotros decidir si acudimos directamente a los canales legales, o si es mejor hacerlo de forma propia, sin acudir a las vías judiciales para ello.

Lo primero es mencionar que no existe un procedimiento establecido para los cobros extrajudiciales, sin embargo, como estrategia recomendable lo primero que podemos mencionar, para lograr el cobro por esta vía, es iniciar el contacto personal con el deudor, sea mediante contacto directo, una llamada telefónica o videoconferencia. En este estado, debemos ser amistosos y amables, plantear el asunto como un recordatorio, ya que, a todos se nos ha pasado alguna vez la fecha del pago.

Si esto no ha funcionado, debemos ir a un nivel más formal, para lo cual el lenguaje escrito es mucho más idóneo. Hacer una carta o e-mail en términos cordiales nos permitirá dejar constancia de lo que hemos solicitado en forma verbal previamente. De igual manera, es una buena idea acudir a la comunicación vía burofax para dejar constancia y fecha cierta de esta comunicación.

Así, sin abandonar el tono amistoso, insistiremos en que hay un impago y queremos ayudar a nuestro deudor a ponerse al día. Es importante, en esta fase, que el documento contenga los datos del deudor (identificación, dirección, etc.), toda la información sobre la obligación (importe de la deuda, concepto, entre otros), el término para el pago y por cuáles vías debe realizarse.

Finalmente, si aun no se produce el cumplimiento, debemos hacer un requerimiento de pago en términos firmes, fijando un plazo perentorio para la satisfacción de la acreencia, con la advertencia de que se iniciarán acciones legales. 

¿Por qué acudir a la vía judicial para reclamar deudas en Santander?

Las técnicas que antes mencionamos tienen un impacto psicológico muy importante, no obstante, en muchos casos no son suficientes para el éxito de nuestra pretensión. Algunas veces el deudor no puede pagar, otras veces esa supuesta incapacidad es ficticia, ocultando deliberadamente bienes y rentas, todo con miras a eludir sus obligaciones.

Muchos morosos se encuentran en situación de insolvencia, pero ello no implica renunciar al crédito, porque la capacidad económica del deudor puede cambiar y será posible el cobro del capital, los intereses y las costas procesales del juicio.

Hacer la intimación judicial, abre una vía de investigación patrimonial que, permitirá encontrar sueldos, ganancias o bienes que el moroso logre adquirir. Esto porque a través de los tribunales se puede acceder a las bases de datos de Hacienda, Seguridad Social, Tráfico, Bancos, Entidades Financieras y otras de carácter público o privado.

Pero para ello es menester iniciar judicialmente la demanda ejecutiva y cuando el deudor es insolvente al inicio del proceso, se puede solicitar al juzgado que efectúe indagaciones sobre el patrimonio del demandado que nos permita saber si su capacidad económica ha mejorado.

¿Qué procedimiento seguir para el reclamo judicial de deudas?

En las reclamaciones judiciales puede acudirse a distintos procedimientos según nuestra conveniencia o los requisitos que disponga la ley. Por ejemplo, se puede accionar mediante el procedimiento monitorio para deudas dinerarias líquidas y exigibles (vencidas) sin límite de cuantía.

En caso de oposición del demandado a la reclamación mediante el juicio monitorio, se tramitará conforme al proceso verbal, siempre que la cuantía no supere los 6.000 euros. Si fuere superior a esta cantidad, se seguirá el juicio ordinario.

También es posible hacer uso del juicio cambiario para obligaciones documentadas en instrumentos como cheques, pagarés y letras de cambio que cumplan los requisitos legales para ser accionadas como tales.

¿Una vez que obtenga la sentencia qué debo hacer?

Es cierto que ganar el pleito nos otorga un título judicial que pueda ser ejecutado. No obstante, si el deudor todavía no atiende a nuestra reclamación, es necesario instar al juzgado que inicie el cobro de la deuda mediante el procedimiento respectivo, ya que el juez no actuará de oficio.

Para iniciar el procedimiento de ejecución de títulos judiciales, debemos esperar 20 días desde que haya quedado firme la sentencia, esto es, cuando no cabe recurso alguno (como apelación o casación); entonces el juez comenzará la fase de ejecución forzosa y eventualmente emitirá una orden para que la policía local le auxilie en el cobro efectivo de nuestra reclamación.