999
BBM Abogados Santander
¿Necesita un Abogado? 942 36 10 48

CONCURSO DE ACEEDORES

Beatriz Bermejo & Asociados

Todos somos susceptibles de atravesar una crisis económica, donde por varias razones no podamos hacer frente a nuestras deudas. Esta situación puede afectar a personas físicas, profesionales y personas jurídicas, aunque sus efectos también los sufren los acreedores del pago.   

Por estas razones, se ha creado un procedimiento para que el deudor pueda hacerle frente al pago de sus acreedores mediante un único procedimiento, el cual se conoce como concurso de acreedores. En todo caso, si esta es su situación, no dude en contactar a BBMabogados para obtener la mejor asesoría en Santander. 

¿Qué es un concurso de acreedores?

Cuando una persona física, profesional o persona jurídica, se encuentra en una situación de insolvencia, es decir, no puede cumplir con los pagos derivados de sus obligaciones o acreencias, se debe iniciar el procedimiento conocido como Concurso de Acreedores. 

A través de este mecanismo, dirigido por un juez, se busca hacer frente a las deudas de manera ordenada.

Ahora bien, el concurso de acreedores tiene principalmente dos propósitos. El primero, la continuidad empresarial; y, el segundo, satisfacer de forma equitativa los distintos créditos existentes en el patrimonio del deudor. 

Tipos de Concursos de acreedores

Es importante señalar que existen dos tipos de concursos de acreedores en atención a cómo se inicie el proceso concursal. Así encontramos, el voluntario y el necesario o forzoso.

Concurso de acreedores voluntario

Es aquel que inicia el propio deudor, una vez que se percata de la existencia de una situación de insolvencia. De esta manera, el deudor se protege de las posibles acciones judiciales de sus acreedores.

Una vez se admita la solicitud, el juez nombrará un Administrador Concursal. Esto con la finalidad de supervisar los actos del deudor, además de otras facultades que veremos más adelante.

Concurso de acreedores necesario o forzoso

El mismo puede ser solicitado por un acreedor, que no haya obtenido su crédito en los seis meses anteriores a la presentación de la solicitud luego de su vencimiento. Del mismo modo, los socios podrán instar este concurso.

Sobre este particular es importante señalar que, la solicitud debe fundamentar la situación ruinosa de la empresa y la condición de acreedor cuyo crédito no ha sido satisfecho por el deudor.

En caso de no haber oposición por parte del deudor, se tramitará igual que el concurso voluntario.

Fases del concurso de acreedores en Santander

Resulta necesario conocer cómo se desarrolla este proceso, en el cual es fundamental contar con la asesoría de abogados especializados. Así las cosas, se pueden distinguir tres fases, a saber: 

Fase común 

Independientemente del tipo de concurso, en esta fase se genera un informe por parte del administrador concursal que, entre otras cosas, contiene un listado de los bienes y derechos del deudor, así como de la cuantía y clasificación de las deudas frente a cada acreedor.

Si los acreedores presentan alguna disconformidad con este listado, se inician los llamados incidentes concursales. 

Fase de convenio

En este punto, se planteará un convenio con los acreedores. Tal como su nombre lo indica, se trata de un pacto entre el deudor y los acreedores, para poder cumplir con los pagos. 

De no lograrse el convenio, el proceso entrará a la fase de liquidación, en la cual se realiza la conversión del patrimonio en dinero para distribuirlo entre los acreedores.

Fase de liquidación

En esta fase, los administradores concursales, partiendo del inventario de la masa activa de bienes, buscarán su transformación en dinero para posteriormente proceder al pago a los acreedores.

El inicio de esta fase puede darse a solicitud del concursado, en cualquier momento del procedimiento. 

Mientras que será una obligación para el deudor solicitar su apertura, cuando estando en vigor el convenio, se percate de la imposibilidad de cumplir los pagos y las obligaciones contraídas luego de su aprobación. 

En este mismo sentido, la liquidación puede iniciarse de oficio cuando, no se presente o apruebe ninguna propuesta de convenio, por declaración judicial firme de la nulidad del convenio o de su incumplimiento.

Plan de liquidación

La administración concursal deberá de presentar un plan de liquidación al juez, donde se plantee la propuesta de realización de los bienes y derechos que integran la masa activa del concurso. 

El concursado o los acreedores podrán objetarlo. Caso en el cual, el juez podrá aprobar el plan inicialmente presentado, modificarlo o acordar la liquidación conforme a las reglas legales supletorias. Contra este auto cabe recurso de apelación.

Finalmente, se procederá al pago a los acreedores de conformidad con la clasificación de los créditos regulada por la Ley.

Fase de calificación

Se trata más bien de una consecuencia de la apertura de la fase de liquidación. La calificación en el concurso de acreedores trata de dilucidar si la insolvencia del concursado, fue fortuita o culpable (intensional) y los efectos de ello para el concursado, sus representantes y cómplices, de ser el caso.

¿En cuánto tiempo se resuelve un concurso de acreedores?

Predecir esto es muy complicado, pues depende de muchos factores, como la complejidad del concurso, la capacidad de los tribunales, etc. Se puede calcular, una media de seis meses por cada fase del concurso, aunque esto no es nada determinante.

CONTACTO

He leído y acepto la política de privacidad de BBM Abogados