999
BBM Abogados Santander
¿Necesita un Abogado? 942 36 10 48

HIPOTECAS NAVALES

Beatriz Bermejo & Asociados

Resulta complicado en oportunidades, el cumplimiento de obligaciones pecuniarias o la adquisición de algunos bienes dados sus elevados precios, sean estos muebles o inmuebles.

Generalmente la compra de casas, apartamentos, locales, maquinaria y otros se hace a través de la gestión de créditos o préstamos que se encuentran sujetos a condiciones y garantías, como es el caso de la hipoteca. Aunque no sea muy conocida para algunos sectores, también existe la Hipoteca Naval, también conocida como náutica, con la cual es posible la obtención de embarcaciones, en cualquiera de sus tipos, previo cumplimiento de los requisitos establecidos en la ley.

En BBMabogados somos expertos en esta materia, por lo que no dude en contactarnos si su intención es adquirir un navío bajo esta modalidad.

¿Qué es el Contrato de Hipoteca Naval?

Se trata de un contrato en el que se establece la existencia de un derecho real de garantía, por el cual una de las partes contratantes asegura el cumplimiento de la obligación contraída frente a la otra. En este tipo de hipoteca mobiliaria, los bienes que quedan gravados son buques, embarcaciones y artefactos navales, considerados estos como bienes muebles, de acuerdo a las disposiciones de la Ley de Navegación Marítima (LNM), en sus artículos 126 y siguientes.

En este caso, el gravamen del bien marítimo, no supone que haya traslado de la posesión del bien, es decir, el bien continúa en manos de quien dispone de él.

¿Quiénes son parte en el Contrato de Hipoteca Naval?

Encontraremos los siguientes sujetos participantes:

Acreedor de la Hipoteca Naval

Estará representada por el o los sujetos que otorgaron el préstamo y que en consecuencia poseen el derecho real de garantía sobre la cosa, en este caso, sobre el buque, embarcación o artefacto naval. Es además, quien tiene derecho de persecución y derecho de preferencia.

Deudor de la Hipoteca Naval

Será aquella parte que es dueña de la embarcación, quien de acuerdo al artículo 130 LNM, debe tener libre disposición del bien marítimo y que puede estar representado también por una o varias personas debidamente autorizadas por él.

¿Qué aspectos debe contener un Contrato de Hipoteca Naval?

Cada contrato tiene sus particularidades y elementos esenciales; por ende, el contrato de hipoteca naval cuenta con aspectos que le perfeccionan, a saber:

– Debe indicar de forma clara y específica quienes son las partes contratantes.

– Se debe determinar en el contrato cual es el bien marítimo sobre el cual recae la hipoteca, así como su valor y el de los intereses.

– Se deben indicar los plazos de ejecución y de pago de los intereses, así como la forma en la que se debe realizar el pago.

– Asimismo, el contrato deberá contener una descripción detallada del bien marítimo, así como de su estado y cualquier otro dato que se considere necesario para su identificación.

¿Cuándo es válida la Hipoteca Naval en Santander?

Nuestro ordenamiento jurídico exige que el contrato de hipoteca naval sea registrado, y solo a partir de ese momento esta surtirá efectos, tal y como se lee del artículo 128 LNM.

Ahora bien, podría preguntarse ¿Dónde debo registrar el contrato? Muy fácil, deberá realizarse la inscripción del documento en el Registro Mercantil del lugar donde esté matriculada la embarcación, o aquel en el que se esté construyendo ese bien.

En todo caso, para el momento de la inscripción de la hipoteca, uno de los principales elementos que verificará el Registrador, será que el deudor hipotecario pruebe que el bien es suyo a través del documento de propiedad de la embarcación.

Igualmente sucede con los bienes que se están construyendo, ya que, en estos supuestos el Registrador verificará la certificación entregada por el constructor de la nave, en la que se evidenciará toda la información relevante, como el estado de construcción de la nave, el lugar donde se está llevando a cabo la construcción y, muy importante, se verificará que el dueño haya invertido para el momento de establecer la hipoteca, al menos la tercera parte del monto presupuestado en el contrato.

¿Qué ocurre si no tengo por escrito el contrato de propiedad de la embarcación? ¿Puedo hipotecarlo?

Aunque en muchos casos se habla de la validez del contrato verbal, para el establecimiento de hipotecas navales, es indispensable que el contrato de propiedad de la cosa marítima conste por escrito y que a su vez esté registrado, visto que, como se explicó anteriormente, al momento de registrar la hipoteca para que surta efectos, se exigirá la presentación del documento de compra venta, donde se verifique la propiedad que se profesa.

¿Qué ocurre si el contrato de Hipoteca fue otorgado en el extranjero?

Puede ocurrir perfectamente que la hipoteca se otorgue en un país distinto a España. Por este motivo, surge la interrogante acerca de los efectos de la hipoteca naval una vez que entra en territorio español.

En estos casos, la LNM exige que dicho otorgamiento se celebre ante el Cónsul Español autorizado para tales efectos en el puerto del lugar, quién a su vez deberá dejar constancia en sus registros y se anotará en el documento de certificación que conserva el Capitán de la embarcación.

Riesgos a considerar en los casos de Hipoteca Naval en Santander.

Como en todo tipo de contrato, en los casos de hipoteca naval, existen ciertas consideraciones que deben tener en cuenta principalmente los acreedores hipotecarios, entre estas se encuentran:

– La dificultad de ponderar el valor de la embarcación en el tiempo, debido a los cambios y mejoras que se añaden a bienes de su mismo grupo dada la competencia entre las marcas, especialmente en el caso de embarcaciones de recreo.

– Este tipo de bien es susceptible a naufragios e incluso puede desaparecer.

CONTACTO

    He leído y acepto la política de privacidad de BBM Abogados