999
BBM Abogados Santander
¿Necesita un Abogado? 942 36 10 48

DERECHO DE Sucesiones

Beatriz Bermejo & Asociados
Cuando una persona fallece, se hace necesario determinar qué se hará con el patrimonio que dicha persona pudiera haber dejado. En este sentido, es de recordar que la ley es muy estricta en el tratamiento de dicho reparto patrimonial, por lo que se hace necesario contar con un asesor que conozca a cabalidad esa materia.

En BBMabogados somos expertos en todo lo referente al derecho de sucesiones, desde cuando la persona muere dejando un testamento, hasta cuando ocurre el deceso sin que hubiese ningún documento en el que se exprese su última voluntad. Por eso, veamos cada uno de estos casos.

Sucesiones con testamento en Santander

La mejor forma para tramitar una herencia es dejando un testamento; por ello, cuando existen bienes que pudieran quedar tras nuestra desaparición física, resulta prudente dejar redactado un documento en el cual se deje clara nuestra voluntad sobre el destino de nuestros bienes.

¿Cómo hacer un testamento?

Lo primero es que éste no se trata de un simple documento, el mismo debe ser otorgado ante una notaría o cumplir con las exigencias legales para que pueda tener validez. En todo caso, hay que tener presente que para su otorgamiento se deben cumplir los siguientes requisitos:

– El otorgante debe tener al menos 14 años de edad.

– Además, debe tener absoluto discernimiento de sus actos, es decir, no puede estar afectado por ninguna condición mental que afecte su sano raciocinio.

– Debe tener expresa indicación de la fecha y del momento que ha sido otorgado, además de contar con la firma del otorgante.

– El documento debe ser debidamente redactado, preferiblemente por un letrado, y presentado al notario quien dará veracidad del contenido (si no está sellado) y fecha cierta de su otorgamiento. Es de recordar que también se puede otorgar el testamento frente a testigos, pero siempre será preferible la opción de la notaría.

El inventario de los bienes

Al hacer el testamento, es necesario que previamente se haga el inventario de los bienes propios. Esto se conoce como masa hereditaria y la misma debe realizar una descripción precisa de todos y cada uno de los activos de la persona, desde sus cuentas bancarias hasta sus muebles e inmuebles. Asimismo, debe hacer mención de los pasivos (deudas y obligaciones pendientes).

A su vez, este inventario debe contar con el correspondiente avalúo, es decir, el valor que se le da a cada uno de los bienes señalados. Es importante recordar que este avalúo se puede realizar por cuenta propia, pero a objeto de evitar eventuales impugnaciones es prudente que el mismo sea realizado por un perito debidamente calificado.

De igual manera, en el testamento se debe señalar cómo se hará la repartición de la masa hereditaria. En este caso, el reparto puede hacerse según cada bien específico o según una proporción de los mismos, tal es el caso del reparto por porcentaje. 

Siempre se debe tener presente la legítima

En el caso de la herencia se debe recordar que existe una proporción de la herencia que siempre le corresponderá a determinados familiares calificados o herederos forzosos, es decir, aquellos sobre quienes la Ley señala que siempre deberán recibir un porcentaje de la herencia. 

Es necesario recordar que se debe tener especial cuidado sobre el respeto a la legítima, pues su incumplimiento podría causar la nulidad parcial del testamento. Por su parte, y en líneas muy generales, se debe señalar que la legítima le corresponde a los hijos, los padres y/o ascendentes y el cónyuge. No obstante, la lista es mucho más extensa, por ello no dude en contactarnos para mayor información. 

Sucesiones sin testamento en Santander

Cuando una persona fallece sin testamento, el procedimiento sobre el reparto de sus bienes es más complejo, pero nada que un buen especialista en materia de sucesiones no pueda resolver. Así, un letrado en derecho de sucesiones debe proceder a reunir a todos los herederos forzosos del difunto y proceder a que los mismos realicen la correspondiente declaración como herederos ante una notaría.

El mencionado documento debe ir acompañado del DNI del fallecido, así como del certificado de defunción, el libro de familia y la debida documentación que demuestre la filiación del heredero con el difunto.

Una vez recibidos tales documentos, y pasados 20 días hábiles (tiempo de espera para la eventual presentación de otros herederos), el notario suscribirá un acta en donde se dejará constancia de los herederos calificados y éstos deberán pagar los impuestos sobre sucesiones pertinentes.

En todo caso, se debe recordar que este procedimiento necesita de un guía o asesor que conozca con detalle cada etapa del proceso; de lo contrario, el reparto de bienes podría retrasarse innecesariamente.

Opciones para los causahabientes

Al abrirse la sucesión (momento de la muerte), los causahabientes pueden aceptarla o rechazarla, mediante actos formales realizados ante Notario. También puede producirse la aceptación tácita, cuando por determinadas actuaciones la Ley establece la presunción que las herencias han sido aceptadas.

Rechazo de la herencia y aceptación a beneficio de inventario

Aceptar una herencia no resulta obligatoria, pudiendo los herederos solicitar un inventario antes de aceptarla o no. 

La renuncia debe realizarse formalmente por documento escrito. Si se decide por la renuncia pura y simplemente, la parte del heredero renunciante aumentará en igual medida la parte del resto de herederos.

La figura del beneficio de inventario permite conocer el estado real de las deudas de la sucesión, de esta forma se limita la responsabilidad de los herederos. Así, las deudas afectarán únicamente a los bienes de la herencia y no a su patrimonio personal. 

Una vez que se liquiden las deudas, se pasará a repartir el patrimonio que aún quede de la herencia.

Aceptación de la herencia y documentación necesaria para la tramitación

Con el asesoramiento de un abogado experto en la materia, deben seguirse una serie de trámites para que los bienes de la sucesión pasen al patrimonio de los causahabientes. En primer lugar, se debe contar con el Certificado de defunción, el Certificado de Últimas Voluntades y Certificado de Seguros de Vida. 

Asimismo, se debe contar con la Declaración de herederos abintestato y levantar un inventario de los bienes y derechos que componen la herencia. 

También deberá realizarse el cuaderno particional, donde reposan los datos de los interesados, bienes, derechos y deudas, así como las adjudicaciones a los herederos. Este puede ser un documento público o privado. Luego se debe realizar el pago de los impuestos correspondiente, atendiendo a las particularidades de cada uno. Finalmente, se procederá al cambio de titularidad y toma de posesión.

CONTACTO

He leído y acepto la política de privacidad de BBM Abogados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede cambiar la configuración u obtener más información pincha aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies